Según el portal de la Organización Mundial de la Salud:

 

Preparación para la segunda oleada: enseñanzas extraídas de los brotes actuales

Gripe pandémica (H1N1) 2009. Nota informativa núm. 9

28 DE AGOSTO DE 2009 | GINEBRA — La vigilancia de los brotes registrados en distintas partes del mundo proporciona información suficiente para extraer algunas conclusiones provisionales sobre la posible evolución de la pandemia en los próximos meses.

La OMS aconseja a los países del hemisferio norte que se preparen para una segunda oleada de propagación de la pandemia. Los países de clima tropical, a los que el virus pandémico llegó más tarde, también necesitan prepararse para atender un número creciente de casos.

Los países de las zonas templadas del hemisferio sur deberían permanecer vigilantes. La experiencia demuestra que, aunque el momento álgido de la pandemia ya haya pasado, pueden persistir “puntos rojos” localizados de transmisión intensa.

El virus H1N1 es ya la cepa dominante

La evidencia obtenida a partir de numerosos lugares afectados por brotes demuestra que el virus pandémico H1N1 ha arraigado rápidamente y constituye hoy la cepa de virus gripal dominante en la mayor parte del mundo. La pandemia persistirá en los próximos meses, pues el virus sigue propagándose a través de poblaciones vulnerables.

La estrecha vigilancia de los virus llevada a cabo por una red de laboratorios de la OMS muestra que en todos los brotes el virus se mantiene prácticamente idéntico. Los estudios realizados no han detectado ningún indicio de que el virus haya mutado y se haya hecho más virulento o letal.

Análogamente, las manifestaciones clínicas de la gripe pandémica son muy similares en todos los países. La gran mayoría de pacientes sigue presentando un cuadro leve. Aunque el virus puede provocar manifestaciones muy graves e incluso mortales, también en personas jóvenes y sanas, el número de casos de ese tipo sigue siendo reducido.