Nos hemos dado a la tarea de investigar las medidas implementadas en las naciones latinoamericanas que han  puesto restricciones a vuelos desde y hacia a México, tomando como fuente los portales oficiales de los ministerios de Salud de cada país. Aquí los resultados.

PAÍS MINISTRO (A) DE SALUD ACCIONES SITIOS OFICIALES DE LOS MINISTERIOS DE SALUD
ARGENTINA Graciela Ocaña
  • Se continúa con la revisación de los pasajeros de los aviones
  • provenientes de las zonas afectadas en los aeropuertos
  • internacionales.
  •  Se encuentran operativas las cámaras termográficas en las
  • terminales internacionales de Ezeiza, Aeroparque, Mendoza,
  • Córdoba y Buquebus. Las mismas cuentan con equipo médico e
  • insumos para la detección temprana de posibles casos
  • sospechosos y tratamiento preventivos de contactos.
  •  Se continúa con el armado del Hospital de Campaña en el
  • Aeropuerto de Ezeiza.
  •  Se realizó una reunión de coordinación entre la dirección del
  • Hospital de campaña de la Fuerza Aérea y la Dirección Nacional
  • de Emergencia Sanitaria a los fines de articular la incorporación
  • de la nueva unidad al sistema de vigilancia.
  •  Se activó el operativo sanitario para recibir al contingente de
  • ciudadanos argentinos provenientes de México.
http://www.msal.gov.ar
CHILE Álvaro Erazo
  • Los Servicios de Salud han activado sus planes de contingencia;

–         Se continúa distribuyendo y difundiendo las guías clínicas y protocolos de atención;

–         Se cuenta con 60 Hospitales con zonas de aislamiento definidas;

–         Se distribuyeron 2.500 Equipos de Protección Personal para los funcionarios;

–         Se mantiene el reforzamiento de las medidas de vigilancia epidemiológica en puertos, pasos fronterizos y en el

  • Aeropuerto;
  • Internacional Arturo Merino Benítez;

–         En las 15 Secretarías Regionales Ministeriales del país se encuentran funcionando los Comités Regionales de

  • Respuesta a Brotes y Emergencias Sanitarias.
www.minsal.clhttp://www.pandemia.cl
COLOMBIA Diego Palacio –        Intensificación de la vigilancia centinela de virus respiratorios y de la vigilancia rutinaria de la enfermedad similar a influenza
– Hacer notificación inmediata de casos sospechosos y probables de acuerdo a protocolos establecidos por el Ministerio y el instituto Nacional de Salud.
– Difusión de las estrategias de comunicación diseñadas para el autocuidado y la prevención de infecciones respiratorias.
– Desarrollar las actividades de capacitación dirigidas a los Comités de Emergencias y Desastres y grupos hospitalarios y de actualización  al personal de salud  en relación con el plan antipandemia, manejo de casos, bioseguridad y atención de brotes.
http://www.monproteccionsocial.gov.co
ECUADOR Caroline Chang Entrega de mascarillas para el personal médico que opera en los puertos y aeropuertos del país.• Adecuación de un dispensario médico en el área de control migratorio, por el momento, de los aeropuertos de Quito y guayaquil, que operarán las 24 horas del día.• Registro con todos los datos necesarios, de los pasajeros que llegan, particularmente de México, Estados Unidos y otros países donde se han detectado casos de influenza porcina, a fin de realizar un seguimiento de la persona en caso necesario.• Si algún pasajero presenta sintomatología compatible con influenza debe ser notificado desde el avión, trasladado al momento del arribo al puesto de salud ubicado en el aeropuerto, donde se le realizará una evaluación, toma de muestras para enviarlas a laboratorio y en caso necesario aislarlo para observación.• Adecuación de los hospitales Eugenio Espejo en Quito y José Daniel Rodríguez Maridueña (infectología) en Guayaquil para aislamiento de pacientes sospechosos.

• Adquisición de medicamentos que serán utilizados solo en los casos estrictamente necesarios.  

 

http://www.msp.gov.ec
PERÚ Óscar Ugarte –         Más de siete mil establecimientos de salud a nivel nacional se encuentran en “Alerta amarilla”, debido al brote de influenza con características de epidemia ocurrido en varias ciudades de México, según lo dispuso el Ministerio de Salud a través de la Oficina General de Defensa Nacional (OGDN).-         La Alerta Amarilla -que promueve una actitud de previsión en los diferentes establecimientos, puestos, centros, hospitales e institutos de salud- tiene como objetivo mitigar los posibles daños que puedan producirse debido a un brote de esta enfermedad www.minsa.gob.pe

 

Esperamos que esta información sea de utilidad a quien la consulte, ya sea mexicano o extranjero.

 

Como apartado especial en esta entrada damos a conocer LA EDITORIAL de un periódico  chileno, lo que acontinuación daremos a conocer salió publicado en el diario El Mercurio , de Chile y nos pareció si no reconfortante al menos sí solidario:

México, Muerte!


A medida que aumentan las cifras de contagiados y muertos, y mientras camino por las calles de Santiago, pienso en Ciudad de México. Siento a Ciudad de México, y si cierro los ojos, la Alameda puede continuar en la avenida Insurgentes, en uno de sus interminables kilómetros, arrebolados por una primavera incierta. “Mis pasos en esta calle/ resuenan en otra calle/ donde/ oigo mis pasos/ pasar en esta calle/donde sólo es real la niebla”. Es la voz de Octavio Paz la que susurra y se pasea por las calles vacías.
Pero también oigo los pasos de otro: un joven taciturno y lleno de poético rencor y talento, Roberto Bolaño, un fantasma más real que todos los vivos, porque en México no hay esa separación tajante que nosotros hacemos entre los vivos y los muertos. Quien ha despertado en Ciudad de México un día y ha sentido la luz que baña sus parques y se derrama sobre sus piedras milenarias, quien ha vagado en sus noches con una delgada fiebre pegada al cuerpo y el sabor de un tequila puro en el paladar, sabe que una peste invisible se adhiere para siempre al que ama esa ciudad y ha dejado descender su alma hasta las profundidades del Zócalo.
Que lo diga Eduardo Anguita, que nunca viajó, que detestó los aviones y que se encontró a sí mismo (como quien ve a su propio doble) vagando por esas calles peligrosas y dulces. El flamante agregado cultural de Chile en la década de los 50, pálido y víctima de un ataque de pánico casi metafísico, escribió uno de los más bellos sonetos que nadie le haya dedicado a esa madre chingada, a esa ciudad virgen y vieja a la vez: “Yo desperté una noche enflaquecido/ y más desnudo aún de lo que estaba./ ¡Qué vigilia feroz me despojaba /de todo mi pasado y mi vivido!”. El extranjero, vaciado de todo lo que era antes, siente que ha sido bautizado con el aire enrarecido de una ciudad milagrosa.
¿Qué es lo que nos desnuda así, cada vez que volvemos a caminar por las calles de México D. F.? Responde Anguita: “¡Ay, con dolor antiguo lo sé ahora! No lo pregunto más: ¡México, Muerte!”.

Andan diciendo por ahí que la Muerte se pasea por Ciudad de México como madre por su casa. La quieren declarar en cuarentena, clausurar, estigmatizar como la aldea de la peste. Pero Ella ya ha pasado por esto tantas veces, por la prueba del fuego y del exterminio. Ella ha cruzado las aguas de la corrupción y la tragedia. Y sigue ahí, espléndida como la Virgen de Guadalupe, su patrona, invitando a las cíclicas muerte y resurrección de siempre. Allí los vivos usan mascarillas y los muertos respiran.

Mientras escribo esto, la emoción se me sube a la cabeza. A tientas, como un ciego, vuelvo a caminar y perderme por el bosque de Chapultepec… De pronto estoy junto a los añosos árboles del Paseo de la Reforma, después busco en Coyoacán, paso cerca de la casa donde estuvo Jack Kerouac en los años en que se enamoró de Tristessa, la prostituta católica que le enseñó la pureza. Es el mismo barrio donde anduvieron Hernán Cortés y Malinche, en los comienzos. Sé que puedo cruzar una esquina cualquiera y volver a encontrarme con mi inolvidable amiga Bárbara Délano, que estará ahí, como si no hubiese muerto nunca, esperándome para ser mi guía en los laberintos de la soledad. Iremos a conversar a los bares que sólo ella conoce, y a hablar de los poetas mexicanos que sólo ella recita de memoria. Me sacaré la mascarilla y le diré: “¡Qué vacía está la ciudad, Bárbara…! ¡Qué desastre!”. Pero ella reirá, me agarrará del brazo, y, burlándose del pánico puritano a la muerte, me besará en la mejilla y yo besaré su mejilla afiebrada de muchacha muerta.

Entonces lo sabré: no se sana uno nunca de la muerte ni de la vi-da. No se sana uno nunca del amor a Ciudad de México. Y no hay que huir, sino regresar siempre a la ciudad sagrada.

No se sana uno nunca de la muerte ni de la vida. No se sana uno nunca del amor a Ciudad de México.

 

 

 

TOMADO DE: http://diario.elmercurio.cl/2009/04/30/editorial/editoriales/noticias/9dbe1a39-c484-4089-8e52-8d8e02137901.htm